::Feed aggregator / Sources / Derechos Digitales

Derechos Digitales

  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • : preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home1/navegooc/public_html/dcsol/includes/unicode.inc on line 345.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/views.module on line 823.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_display::options_validate() should be compatible with views_plugin::options_validate(&$form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/plugins/views_plugin_display.inc on line 1684.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_display::options_submit() should be compatible with views_plugin::options_submit(&$form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/plugins/views_plugin_display.inc on line 1684.
  • strict warning: Declaration of views_handler_argument::init() should be compatible with views_handler::init(&$view, $options) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/handlers/views_handler_argument.inc on line 699.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 584.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_submit() should be compatible with views_handler::options_submit($form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 584.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_validate() should be compatible with views_plugin::options_validate(&$form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 61.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_submit() should be compatible with views_plugin::options_submit(&$form, &$form_state) in /home1/navegooc/public_html/dcsol/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 61.

Syndicate content
Derechos Humanos y Tecnología en América Latina
Updated: 32 weeks 1 day ago

¿Combatirá Facebook la pornovenganza?

Fri, 04/07/2017 - 02:35

Es una buena noticia porque, contrario a lo que afirmó su director ejecutivo, Mark Zuckerberg, la iniciativa no se centra solamente en el desarrollo de tecnología de inteligencia artificial y reconocimiento facial para la identificación de las imágenes, sino que incluye apoyo emocional, asesoramiento técnico e información a las víctimas.

Por eso se sumaron a la Guía de eliminación en línea y además lanzaron una guía propia. Sin embargo, es una lástima que la organización especializada en el tema, aún en asocio con la red social más grande del mundo, solamente ofrezca soporte en idioma inglés y acompañamiento en territorio estadounidense, lo que sin duda excluye a muchas de las víctimas.

Ante esta limitación parece que, en efecto, el esfuerzo de esta compañía sí está centrado en el desarrollo de tecnologías para probar la coincidencia de las fotos que sean reportadas como “sin consentimiento”, con el fin de evitar que sean compartidas nuevamente en Facebook, Messenger e Instagram. Si alguien trata de compartir la imagen después de que ha sido reportada y eliminada, la plataforma enviará una alerta de violación a las políticas y detendrá el intento de compartirla.

Si bien la iniciativa de Facebook no es suficiente para combatir este tipo de agresión, que es expresión de problemas sociales más allá de la interacción a través de una u otra plataforma, es necesario cuestionar si esta herramienta, efectivamente, protege a las víctimas. Como se sabe, en muchas ocasiones las políticas de la red social han derivado en la censura de imágenes de importante contenido cultural y político, así como de perfiles, tanto personales como no personales, por la difusión de imágenes que contienen cuerpos desnudos, femeninos.

La llamada “pornovenganza” es un tipo de violencia que se ejerce principalmente contra las mujeres, por eso es necesario alertar sobre las soluciones técnicas que, antes como ahora, no han contribuido a hacer de Facebook un espacio más seguro sino más restrictivo para nosotras. Aunque resulta muy útil una herramienta para eliminar las copias de una imagen íntima compartida sin consentimiento, y a pesar de que es imposible controlar que la imagen se difunda en otras plataformas, ¿cómo garantiza Facebook que la selección de las imágenes se hará con criterios justos? ¿Cómo garantiza que no se convertirá en un herramienta de censura? ¿Está dispuesto Facebook a rendir cuentas sobre el uso de inteligencia artificial? ¿Sobre el uso de las imágenes que eliminará de la plataforma?

Reconociendo el modelo de negocio en que está basado Facebook, cuesta imaginar una tecnología desarrollada por ellos que apoye efectivamente a las víctimas de “pornovenganza” y es preocupante que las estrategias de protección estén basadas en el desarrollo de tecnologías intrusivas como el reconocimiento a través de inteligencia artificial que, aunque de hecho ya son utilizadas por la plataforma, contribuyen mejorar los sistemas de monitoreo a usuarios y usuarias.

Categories: Mirador

No estoy en contra de la tecnología, pero

Thu, 03/30/2017 - 22:17

“No estamos en contra de la tecnología”. Fuera de contexto, es una oración difícil de comprender. Dado que el concepto de tecnología abarca desde una piedra tallada para cazar hasta lo que sea que la NASA esté diseñando para mandar gente a Marte, presentarse a uno mismo como “contrario a la tecnología” parece ser una postura difícil de sostener. Probablemente existan entusiastas de ciertas formas radicales de primitivismo, pero dudo que alguna de las personas a las que iba dirigida la aclaración tuviese en mente una acusación de este tipo. Y, sin embargo, la aclaración se hizo.

“No estamos en contra de la tecnología, pero” fue una frase que se repitió varias veces en el marco de una discusión celebrada algunas semanas atrás en Santiago de Chile, ante la posibilidad de que una alcaldía comience a utilizar drones para vigilar los espacios públicos.

¿De dónde nace la necesidad de aclarar que no se es tecnofóbico a la hora de dar un argumento contra un uso particular de una tecnología particular en un contexto particular? Básicamente, para no quedar como loco. Lo que se desprende de esa frase es que la imposición por mantener una fe ciega en el progreso tecnológico ha calado tan hondo, que interfiere con nuestra capacidad para mantener una saludable distancia crítica, a riesgo de ser tildados de demente o extremista.

A nivel de políticas públicas, esto es particularmente delicado. “La tecnología es capaz de resolver cualquier problema, incluso aquellos que ella misma genera” parece ser el axioma. Aunque lejos de la verdad, es un discurso potenciado por autoridades que buscan soluciones vistosas a cambio de prensa fácil y por compañías ansiosas de hacer negociosos vendiendo soluciones, sin importar lo propicio que sean, ni los impactos negativos que podrían tener.

Los peligros del tecnoptimismo

“Ponen a prueba nueva versión de la TNE con reconocimiento facial” anuncia un portal de noticias; “Concepción es el lugar elegido para poner a prueba una nueva tecnología que otorgaría a la Tarjeta Nacional Estudiantil mejores medidas de seguridad” agrega.

¿Mayores medidas de seguridad? ¿La seguridad de quién exactamente? ¿Qué problema están tratando de resolver que requiere la creación de una base de datos biométricos del rostro de los estudiantes beneficiados con la rebaja del pasaje en el transporte público?

“Nos permite controlar que se presten las tarjetas entre los estudiantes, que se presten las tarjetas entre amigos, que haya tarjetas falsas” explica Mauro Moreira, administrador de una línea de buses penquista. A juzgar por esa explicación, el problema no es de seguridad, sino incrementar los mecanismos de control sobre los usuarios.

Por el contrario, la creación de una base de datos de ese tipo no solamente parece ser desproporcionada y contraria al concepto de minimización de datos, sino que genera potenciales riesgos adicionales a los usuarios del sistema de transporte.

Existen al menos dos problemas prácticos que probablemente no se están analizando debidamente:

El primero de ellos es que el sistema que administra los datos contenidos en las tarjetas de transporte estudiantil ha demostrado ser inefectivo protegiéndolos. Una investigación realizada por Derechos Digitales durante 2016 demostró que era posible acceder a todo el historial de movilización de cualquier estudiante chileno tan solo conociendo su nombre. Este no es un caso aislado y se suma a una lista de situaciones en las que las autoridades chilenas no han sido capaces de proteger la información que manejan: le ocurrió al Registro Civil, al Registro Electoral y también al Ministerio de Salud. Muchos de esos datos hoy circulan libremente a través de internet y pueden ser accedidos por cualquier persona.

En segundo lugar, esto es problemático además porque no hay manera de asegurarle a los estudiantes de qué maneras se están usando los datos, con qué otros datos se cruzan y con qué fines, como se tranza esa información. Tampoco hay mucho que decir respecto a eventuales soluciones o sanciones frente a un uso indebido de la información, porque la ley actual es increíblemente permisiva al respecto. Recordemos además que muchos de estos datos corresponden a menores de edad.

Pero lo que subyace acá es una postura política: no solamente se trata de pasar por alto las consideraciones de proporcionalidad y riesgos potenciales, se está partiendo del supuesto (casi hegemónico) de que la tecnología es siempre deseable e ideológicamente neutra.

Información proporcionada recientemente al Congreso estadounidense señala que el software de reconocimiento facial utilizado por el FBI falla el 15% de las veces y tiende a reconocer erróneamente a personas negras con mayor frecuencia que a personas blancas. Un software de etiquetamiento automático desarrollado por Google clasificó como gorilas a una pareja de afroamericanos. Estos no son los únicos casos conocidos de racismo en torno a esta tecnología; tampoco se trata de un simple error de programación, sino una demostración de cómo los prejuicios de los programadores se traslada al código del software, posiblemente de forma inconsciente incluso. Un recordatorio de que la tecnología es producida por personas que impregnan en ella sus ideas y defectos.

Bases de datos y poder

Por su parte, parece ser que la discusión sobre las bases de datos necesita un contexto mayor desde el cual ser abordado, porque tal como señalan las investigadoras Anja Kovacs y Nayantara Ranganathan sobre su proyecto de investigación “Gendering Surveillance”, las bases de datos son una forma en la cuál un grupo puede ejercer poder sobre otro;  en palabras de Kovacs “las relaciones de poder deben ser examinadas para evaluar el valor de cualquier tecnología”.

En relación al uso de tecnologías de reconocimiento facial en el transporte público, particularmente de estudiantes que acceden al beneficio de tarifa rebajada, hay que comprender que no solamente se trata de los datos que se colectan, sino sobre la posibilidad de someter a un grupo social a un control de estas características. ¿Quiénes quedan libres? Los sectores más acomodados, que no usan el transporte público o no acceden a la tarifa rebajada.

Hay que constatar además que esta relación asimétrica no termina necesariamente cuando la persona deja de ser estudiante, de recibir el beneficio o de usar el transporte público: una vez dentro de la base de datos, no hay nada que impida estar ahí para siempre ni nada que asegure que el dato podría haber sido removido o que no ha sido copiado.

¿Es justo estar obligado a estar en una base de datos solamente por ser estudiante y pobre? ¿Qué va a pasar cuando la policía quiera acceder a esta base de datos para identificar a los asistentes a una marcha estudiantil? ¿Y si la gente deja de ir a las marchas por temor a quedar en un registro policial? ¿Qué pasará cuando el sistema no reconozca el rostro de una persona que está haciendo un uso legítimo del beneficio? ¿Y qué pasa si eso ocurre con mayor frecuencia con gente de ascendencia mapuche? ¿Qué va a pasar cuando el contenido se filtre, las fotografías se asocien al RUT y se ponga a disposición de cualquiera en internet? ¿Y cuando las quiera comprar una empresa privada? ¿Y cuando las quiera comprar una entidad de cobranza de deudas por concepto de estudios?

Que el temor a parecer tecnofóbicos no le impida a los tomadores de decisiones plantearse estas y otras preguntas pertinentes.

Categories: Mirador

Derechos Digitales participa de RightsCon

Mon, 03/27/2017 - 21:28

Entre el 29 y el 31 de marzo, el equipo de Derechos Digitales estará participando de la sexta edición de RightsCon, convención sobre tecnología y derechos humanos organizada por Access Now y que este año se celebra en Bruselas, Bélgica.

Estos son los paneles en los que estaremos presentes:

Miércoles 29:

  • Money, Data, and Surveillance: How Gender Bias Affects Your Privacy. (Mosaic, 10:30am – 11:45am)
  • Algorithms, Memory, and Oblivion in Latin America. (Inspiration, 12:00pm – 1:15pm)
  • Corporate Lobbies in the Digital Rights Agenda: Rethinking Strategies for South American Activists. (Arabesque, 4:00pm – 5:00pm)

Jueves 30:

  • Data Localisation: Human Rights and Economic Impacts. (Stoclet, 9:00am – 10:15am)
  • Navigating Through Mine Fields: Defamation, Libel, and Slander in an Internet-Era. (Evasion, 9:00am – 10:15am)
  • Owning Our Features: Risks and Challenges of The Uses of Biometric Technology in Latin America. (Innovation, 12:00pm – 1:15pm)
  • How to work with a graphic designer: a workshop for activists and civil society organizations. (The Demo Room, 1:15pm – 2:30pm)

Viernes 31

  • Towards a Priva-TiSA-tion of Human Rights? (Palace Ballroom I, 10:30am – 11:45am)
  • ¿Quién Defiende Tus Datos? 2016: Holding Telecoms Accountable and Encouraging Best Practices Through Rating Reports. (Palace Ballroom I, 2:30pm – 3:45pm)
  • The Long Arm of the Law: Extraterritoriality of Data Protection and Risks to Freedom of Expression. (Mosaic, 4:00pm – 5:00pm).

Más información sobre estas y otras sesiones acá.

 

 

 

 

 

 

 

Categories: Mirador

Proteger los derechos del agresor. Un peligroso precedente judicial

Thu, 03/23/2017 - 23:24

En días recientes, un tribunal paraguayo ordenó a la organización de derechos humanos TEDIC censurar un contenido publicado en su web, donde se evidenciaban los ataques violentos de parte de un conocido youtuber hacia una periodista, a través de un chat grupal de Facebook. En este chat, entre otras cosas, se hablaba de violar a la periodista para “corregir” su orientación sexual. Tras la difusión de estos mensajes por parte de la periodista, el youtuber solicitó un amparo ante la corte, alegando que la publicación de este contenido afectaba su reputación. El amparo fue acordado por la corte, considerando que dicho chat podía “seguir siendo objeto de malas interpretaciones por parte de los usuarios de la red“, y calificando como “insustanciosa” la discusión generada en torno al tema en las redes.

Más allá de sentar un peligroso precedente judicial, este caso trae de nuevo al debate público el tema de la violencia en redes por razón de género, circunstancia que constituye un problema mundial, pero que en América Latina resulta particularmente ubicuo debido a las desigualdades subyacentes. La violencia no es intrínseca a la tecnología sino que reproduce estructuras sociales, como pone particularmente de manifiesto el caso paraguayo. En lugar de convencer, el razonamiento detrás de la lamentable decisión judicial solo evidencia la importancia social y de orden público del problema del acoso en línea por razones de género y orientación sexual. Al descartar el caso como si se tratara de una mera rencilla entre amigos, en lugar de un patente ejemplo de la cultura de la violación prevalente en las sociedades latinoamericanas, la justicia falla en aplicar los principios de derechos humanos que llaman a la protección de las personas discriminadas.

La discusión en torno a las prácticas de violencia de género en línea, descartada por la corte paraguaya como innecesaria, reviste una importancia enorme para permitir a las sociedades avanzar en la resolución de este grave problema. Hace unos meses, la organización mexicana Versus presentó una plataforma sobre la violencia de género en línea, relacionada con el periodismo deportivo. En esta plataforma se evidencia que en este tipo de ataques, el género determina las formas que toma la violencia: se busca restablecer los sistemas que fijan a hombres y mujeres en determinados roles y comportamientos considerados como “propios” de su sexo. Es así como las mujeres, cuyas conductas se salen de los roles tradicionales (ya sea por sus intereses, actitudes, apariencia u orientación sexual) son agredidas en un intento de hacerles replegarse dentro de la conducta permitida.

Así, la tecnología no puede considerarse una causa sino una herramienta. El peligro del acoso en el ámbito digital (comparado con las prácticas de acoso offline de toda la vida) radica en que facilita el acceso a la persona objeto de los ataques, abarata el costo y permite masificar la agresión. Del mismo modo, raramente somos conscientes de la cantidad de información que acumulamos sobre nosotras mismas en línea, información que posibilita ataques de doxxing, o la práctica de recopilar y revelar información sobre una persona con la finalidad de exponerla públicamente.

Este tipo de amenazas, que tienden a ser descartadas como irrelevantes por personas que no son vulnerables a ellas, presentan dos factores de riesgo fundamental: la primera, el impacto que pueden tener en la seguridad y el bienestar emocional de las víctimas, y en su capacidad de expresarse y participar libremente en la sociedad. ¿Se atreverá una mujer a denunciar prácticas de acoso en Paraguay con el precedente judicial de considerar que estas denuncias “afectan la reputación” del agresor? Si expresar nuestras opiniones nos lleva a ser acosadas, ¿nos atreveremos a seguir hablando? Un reporte del instituto Data & Society señala que solo en Estados Unidos, cuatro de cada diez mujeres se han censurado a sí mismas en línea para evitar el acoso.

En segundo lugar, el límite entre lo online y lo offline es cada vez menos preciso. En casos como los del gamergate, los agresores revelaron la identidad y la dirección de las mujeres acosadas y utilizaron plataformas en línea para hacer envíos no solicitados a sus domicilios. Las formas que toma el acoso en línea contra las mujeres, además, suelen ser profundamente más perversas: amenazas de violación y de homicidio, imágenes sexuales y violentas. Al ser legitimadas por la sociedad, estas amenazas pueden materializarse u ocasionar graves daños psíquicos que lleven a las víctimas a causarse daño o incluso al suicidio.

Por otra parte, a la (en el mejor de los casos benévola) ignorancia de los órganos de justicia se suman las (frecuentemente dañinas) prácticas de las compañías que administran estas plataformas. Ofrecer mecanismos un poco más efectivos para lidiar con el acoso tomó años a una red social de las proporciones de Twitter, y aún hoy en día plataformas como Facebook conservan sus políticas de nombre real, exponiendo a diversos tipos de riesgos a las poblaciones LGBTI.

Considerar, como argumenta la jueza en el caso paraguayo, que denunciar prácticas de acoso quebranta la “paz social” es una postura que en sí misma contribuye a fortalecer estructuras de discriminación y agresión contra las mujeres. Es urgente que los órganos de administración de justicia latinoamericanos se pongan al servicio de la justicia, y no de la preservación del statu quo, adoptando medidas que permitan proteger a las víctimas de la violencia y la discriminación. La discusión que se genera a raíz de los casos de violencia de género e identidad sexual es de alta relevancia para el colectivo, y no puede el ejercicio irregular de un derecho anteponerse a la protección de una garantía constitucional, ni del interés público de la sociedad en avanzar la protección a los derechos humanos.

Categories: Mirador

Protección de datos: una buena noticia a medias, en un Chile a medias

Fri, 03/17/2017 - 00:48

El anuncio sobre el ingreso de un proyecto para reemplazar la normativa de datos personales en Chile ha sido recibida con entusiasmo por parte de la industria, la sociedad civil y los organismos públicos. Se trata de un anuncio que los distintos actores llevan años esperando, y que organismos como la OCDE han exigido al gobierno con insistencia.

Si bien el articulado de la iniciativa legal requiere de un estudio más acabado y profundo, vale la pena comenzar reflexionando sobre el proceso que ha desembocado en la presentación de este proyecto y sobre su ingreso al Congreso en el último año del actual gobierno. Es necesario preguntarse qué espacio real tiene este proyecto en la agenda legislativa del Ejecutivo y si este se condice con otros proyectos empujados por el mismo gobierno en su último año.

El proceso

El proceso de elaboración del proyecto de ley de datos personales, con participación de distintos actores, ha sido complejo y contradictorio. En su inicio, el Ministerio de Economía estrenó el anteproyecto mediante la apertura de una consulta pública para recabar la participación y aportes de los distintos actores. A ello se sumó la formación de un Consejo de la Sociedad Civil de Protección de Datos Personales, con participación de distintos especialistas, representantes de la industria y de la sociedad civil. Pero paralelamente, un proceso distinto fue iniciado liderado por el Ministerio de Hacienda, para la elaboración del proyecto del gobierno, esta vez a puerta cerrada y sin oportunidades de participación abiertas y transparentes para la sociedad civil y otros actores relevantes.

El resultado es el proyecto que hoy conocemos, que dista en varios aspectos del sometido a consulta pública. Así, la propuesta presentada no recoge los resultados del proceso participativo y avanza en un sentido contrario a la tendencia mundial de acoger la participación multisectorial en regulaciones de esta naturaleza.

¿Compromiso real del gobierno?

En otras ocasiones manifestamos nuestras dudas sobre el nivel de compromiso del gobierno para avanzar en una agenda sobre protección de datos personales. Si bien la presentación del proyecto de ley debiera disipar estas dudas, lo cierto es que el momento en que ha sido ingresado al parlamento, acompañado con el historial de tramitación de proyectos anteriores, nos invita a guardar cautela con el entusiasmo inicial.

El último año de cada administración no suele caracterizarse por grandes reformas legislativas, dada la falta tiempo y espacio para empujarlas adecuadamente, y para desarrollar la discusión seria y profunda que requiere una materia compleja, como es la protección de datos personales. Es de esperarse que, durante 2017, gran parte de la agenda pública se concentre en las elecciones presidenciales y parlamentarias que se aproximan. En este sentido, que el presente proyecto se haya presentado ahora hace temer que falle el empuje para lograr la aprobación de la iniciativa antes del fin de esta administración.

Nuestras aprensiones se fundan por lo demás en que, tanto el primer gobierno de Michelle Bachelet como el de Sebastián Piñera presentaron iniciativas legales para modernizar la legislación de protección de datos personales, pero a pesar de su necesidad urgente, ambos proyectos quedaron en completo abandono al momento de asumir la administración posterior.

Otras iniciativas legislativas del gobierno

Además, llama la atención que esta iniciativa contradiga algunas de las iniciativas que el gobierno ha presentado públicamente como de alta prioridad para su último año. Este es un proyecto cuyo objetivo es proteger a las personas del tratamiento de sus datos personales por parte de entidades privadas y públicas, y se centra en el respeto a los derechos fundamentales y la dignidad de la ciudadanía. Exactamente en una vereda opuesta se encuentran iniciativas como el proyecto de crear un registro abierto de evasores del Transantiago. Que dicho registro sea público quiere decir que cualquier persona podrá realizar un tratamiento de esos datos personales, incluso generando bases de datos paralelas, que seguirán existiendo luego de que el infractor pague su multa y sea eliminado del registro. Más grave aun resulta que representantes del Ministerio de Transportes hayan reconocido públicamente que el objetivo de este registro es que los infractores sean discriminados al momento de postular a fuentes de trabajo. Por otro lado, esta misma iniciativa deja abierta la puerta para vincular la tarjeta BIP con los datos personales de la persona que la adquiere. Esto resulta problemático porque, como mostramos en un informe reciente, la tarjeta BIP no cuenta con elementos mínimos de seguridad, y permite a cualquiera acceder al historial de navegación de la persona que la utiliza, a través de su página web.

Otro ejemplo es el proyecto que busca regular plataformas tecnológicas como Uber, en el cual se establece la obligación de las plataformas de compartir la información sobre kilómetros recorridos, vehículos, conductores, lugares de recogida y bajada de pasajeros, hora y duración de los viajes, hora de reserva, precio cobrado y evaluación del viaje con ciertos organismos públicos, sin consideración de un régimen de consentimiento de los titulares de los datos ni el adecuado establecimiento de derechos para ells y obligaciones para los titulares de tales bases, como contrapartida. Si bien esta información puede resultar útil para el Ministerio a la hora de elaborar políticas públicas, debieran resguardarse los derechos fundamentales de los titulares de los datos, estableciendo que la información sea entregada en términos estadísticos, cumpliendo con criterios de anonimización, y bajo ninguna circunstancia de forma nominativa.

Espacio para enmendar el rumbo

Recibimos la presentación del nuevo proyecto de ley de protección de datos con un cauteloso optimismo, en cuanto representa una oportunidad importante para enmendar el rumbo en materia de protección de derechos fundamentales. Estamos ansiosos por ver que el debate legislativo considere y recoja la participación de la sociedad civil y otros actores relevantes, lo cual en su correcta ejecución podría mitigar la falta de participación previa. Una señal imprescindible del compromiso del gobierno no solo con su agenda de probidad y transparencia, sino con hacer realidad los derechos fundamentales de la ciudadanía, es que se conceda a este proyecto de ley la urgencia necesaria para su tramitación expedita, para corregir la desidia y el abandono del pasado.

Categories: Mirador

¡Derechos Digitales busca pasantes!

Tue, 03/07/2017 - 22:18

Abrimos nuestro programa de pasantías 2017 para estudiantes de derecho y estudiantes o profesionales de diseño, que tengan interés en temas de derechos humanos y tecnología. Todos nuestros pasantes reciben atribución en los proyectos que participen, así como una carta de recomendación al finalizar el programa. ¿Te interesa?

Pasantía en el área de comunicación e incidencia pública

Estudiantes o profesionales en diseño, con interés por la relación entre comunicación y derechos humanos en entornos digitales, con habilidades gráficas para la realización de infografías, portadas, ilustraciones, collage y diagramación de textos, y manejo del paquete Adobe. Dedicación de 20 horas semanales durante 16 semanas. La retribución económica se definirá con las personas seleccionadas, de acuerdo a los objetivos.

Pasantía en el área de investigación y políticas públicas

Estudiantes de derecho que se encuentren cursando desde el tercer año de la carrera y que vivan en Chile. Esta pasantía consiste en trabajo voluntario, con dedicación de 8 horas semanales durante 12 semanas. Los pasantes recibirán un bono de locomoción y alimentación.

Si crees que respondes a alguno de estos perfiles y quieres trabajar con nuestro equipo, escribe un correo a pasantes@derechosdigitales.org, adjuntando tu CV (para investigación) o portafolio (para comunicación), y explicando tu interés por el puesto. Las postulaciones cierran el viernes 17 de marzo.

Categories: Mirador

#FalsaProteccion Cuatro errores que se deben evitar al combatir la violencia en línea

Tue, 03/07/2017 - 17:22

En México la violencia en línea contra las mujeres es una realidad preocupante, que recientemente se ha puesto en el debate público a raíz de algunos casos difundidos en los medios de comunicación. Sin embargo, no es más que la extensión de una situación tradicional de violencia sistemática, perpetrada por parejas, exparejas, allegados y desconocidos, que enfrentan las mujeres por su condición de género o por sus actividades profesionales como periodistas, defensoras de derechos humanos y activistas, al momento de utilizar plataformas de redes sociales para difundir su trabajo y sus opiniones.

Las reformas legales y políticas de gobierno que se han promovido e implementado en los últimos meses para dar respuesta a este problema, carecen de un análisis cuidadoso sobre la complejidad de la vida y los derechos en internet, así como su estrecha relación con el mundo fuera de la red.

Estas son cuatro preocupaciones sobre las respuestas que buscan atender las diferentes formas de violencia en línea contra las mujeres:

1.- Culpar a las mujeres y hacerlas responsables por la violencia. Esto no solo las revictimiza, además tiene como consecuencia la autocensura: las mujeres optan por dejar de usar las tecnologías y redes sociales. Se limita así no solo su derecho a la libertad de expresión, sino también el derecho de acceso a la información en línea.

2.- Se propone como solución una falsa protección al “legislar por legislar”. La respuesta no radica por principio en el derecho penal, sobre todo tratándose de un país con altos niveles de impunidad, derivados de una acción efectiva prácticamente nula por parte de las autoridades encargadas de investigar y sancionar la violencia contra las mujeres.

3.- Separar los mundos online y lo offline. Esto contribuye a que la violencia en línea no se considere “real” y a que no se tengan en cuenta los efectos que esta tiene en la vida de las mujeres, a nivel físico y emocional. Lo anterior impacta la toma de decisiones sobre situaciones cotidianas, como su forma de vestir y si salir o no de sus casas.

4.- Restringir otros derechos a nombre de la protección a las víctimas. Soluciones como la regulación indebida, la vigilancia sin controles o la prohibición del anonimato hacen que internet sea un espacio más limitado en materia de privacidad, acceso a la cultura y libertad de expresión, y difícilmente ofrece mecanismos de reparación y garantías de no repetición.

#InternetEsNuestra es una coalición que trabaja por una red libre de violencias, cuyo objetivo es que internet sea un espacio libre donde la lucha contra la violencia en línea hacia las mujeres no tenga como consecuencia la restricción de sus derechos. Para lograrlo, las organizaciones contrapartes que conformamos la coalición realizaremos actividades de monitoreo, análisis y propuestas hacia la búsqueda de soluciones que pongan un alto a la violencia en línea.

FIRMANTES

Article 19; Derechos Digitales; Luchadoras; Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D); SocialTIC; Asociación para el Progreso de las Comunicaciones.

Categories: Mirador

Derechos Digitales participa del IFF 2017

Mon, 03/06/2017 - 17:59

Entre el 6 y el 10 de marzo, Derechos Digitales estará participando del Internet Freedom Festival en Valencia, España. Durante la semana, los miembros de nuestro equipo estarán compartiendo sus experiencias en diferentes paneles y sesiones sobre tópicos que van desde el cifrado en América Latina, hasta cómo trabajar con un diseñador gráfico.

A continuación el detalle de nuestras actividades en el IFF:

Martes 7, 9:45-10:45 – Campaigning for privacy: sharing experiences, failures and victories. Organiza Derechos Digitales, junto a Tactical Tech Collective, Fundación Karisma, Privacy International, Coding Rights y The Peng! Collective. (Gallery Back).

Martes 7, 12:15- 1:15 – Journalism and the right to be forgotten. Organiza la Fundación para la libertad de prensa (FLIP). Modera Luisa Isaza, junto a Nani Jansen Reventlow y Vladimir Garay (Theater Front).

Miércoles 8, 2:30- 3:30 – How to work with a graphic designer: a guide for activists and civil society organizations. Organiza Derechos Digitales, presenta Contanza Figueroa y Vladimir Garay. (Backstage)

Miércoles 8, 3:45- 4:45 – Regional Solutions to Local Issues. Con la participación de Access Now, R3D, Fundacion Karisma, IPANDETEC, ADC, Derechos Digitales, TEDIC e Hiperderecho. (La Factoria)

Miércoles 8, 5:00 – 6:00 Threats to encryption and the challenges for civil society. A comparative analysis between Europe and Latin America. Con la participación de Leandro Ucciferri, Vladimir Garay, Éireann Leverett (La Factoría).

Miércoles 8, 21:30 – Chelsea Manning Benefit Party. Con la ayuda de Amnesty International, eQualitie, Derechos Digitales, Courage Found, Aspiration Tech y APC. Carrer de Santa Teresa, 19, 46001, Valencia España. Donación sugerida: €10.

Jueves 9, 19:30- 22:00 – Global South Mixer Party. Organiza APC y Derechos Digitales. (Patio Naranjos).

Categories: Mirador

Defender los derechos humanos en el entorno tecnológico. Nuestra apuesta desde América Latina

Thu, 03/02/2017 - 22:15

Alrededor del mundo estamos viviendo tiempos turbulentos, incluso en lugares que cuentan con una larga tradición democrática y una historia de lucha por el reconocimiento y protección de los derechos humanos. Pese a los avances, hoy América Latina se ve enfrentada a la proliferación de amenazas, desde el ámbito público y privado, para preservar la libertad de sus habitantes y el ejercicio más pleno de sus derechos fundamentales, tanto en lo referido a la seguridad personal, la libertad de expresión y la privacidad, como al ejercicio de derechos económicos, sociales y culturales, que garantizan una participación plena del bienestar social.

Los acontecimientos en el mundo físico parecieran tan graves y urgentes que a veces nos llevan a considerar el uso de las tecnologías como un elemento secundario dentro de un contexto de intolerancia, violencia y fragmentación social global. Sin embargo, las tecnologías han permeado la vida de las personas al punto que ya no es posible pasarlas por alto para concentrarse en la protección de los derechos de las personas o prevenir cualquier tipo de riesgo. Estamos en un mundo conectado a través de distintas tecnologías que, a estas alturas, ya no constituyen un privilegio sino una necesidad para la participación social y el acceso a una vida digna y de calidad.

El diseño, uso y regulación de la tecnología, ejecutado por entidades públicas o privadas, debe tener en el centro el reconocimiento de los seres humanos y su dignidad, resguardando que las consideraciones de seguridad pública, desarrollo económico, libertad de emprendimiento, entre otras, no sean las únicas puestas en la balanza a la hora de tomar decisiones para el desarrollo y la implementación de tecnologías. En este sentido, el análisis debe nutrirse de la experiencia en la lucha por el reconocimiento y defensa de los derechos fundamentales. Las amenazas a la ciberseguridad, la vigilancia a través de medios tecnológicos por parte de entidades públicas y privadas, las violaciones a la privacidad, la restricción de la libertad de expresión y los obstáculos a la difusión del conocimiento, son solo algunas de las formas en las que se concretan hoy, a través de la tecnología, las amenazas para los derechos humanos de los y las ciudadanas del mundo globalizado.

Desde la gestión que emprendo hoy a la cabeza del ya experimentado equipo de Derechos Digitales, asumo la misión de abordar estas problemáticas con una visión de colaboración, coordinación y trabajo conjunto con las personas y organizaciones que en América Latina hemos venido trabajando en temas de tecnología y derechos humanos. En este momento nos hemos propuesto cristalizar la experiencia acumulada por esta organización y ponerla al servicio de la región, entendiendo que el contexto latinoamericano es complejo y diferenciado. Consideramos urgente incorporar nuevas voces a la discusión y el trabajo, con el fin de construir una voz articulada desde América Latina y así, asegurar que el progreso prometido por la tecnología se materialice en esta parte del sur global, con el respeto de la dignidad humana en su centro.

Sabemos que mucho podemos recoger de las experiencias en otras latitudes, pero las particularidades económicas, sociales y culturales de América Latina nos fuerzan a mantener un espíritu crítico y vigilante ante el uso de las tecnologías, de manera que podamos acceder a sus beneficios, pero partiendo del respeto y garantía de los derechos humanos de quienes habitamos la región, y sabemos que en esta tarea no estamos solos, lo cual nos complace. Las diversas voces en defensa de los derechos humanos son esenciales para enriquecer la toma de decisiones en torno al uso de la tecnología; las batallas de hoy y las que se aproximan exigen de nosotros organización y suma de fuerzas en la protección, garantía y práctica de nuestros derechos humanos.

Categories: Mirador